top of page

Pão de Queijo

Hola, Malen del futuro. Te escribo desde la cuarentena del covid-19. ¿Te acordás de todas las cosas que estuve aprendiendo en ese período? Creo que una de mis preferidas es la receta de pão de queijo que nos enseñó Amiro Sousa, el papá de Bruno, instructor de Río de Janeiro, una de las noches en las que nos estamos conectando para aprender junto con el Prof. DeRose a cocinar, y para leer, charlar y divertirnos.


Espero que para cuando leas esto, cuando el confinamiento sea una anécdota, sí haya quedado bien grabada esta receta; pero por las dudas, acá va:

Ingredientes


  • 4 tazas de polvilho doce (en Argentina: fécula de mandioca)

  • 2 tazas de leche entera

  • 3/4 de taza de aceite neutro (maíz, girasol, etc.)

  • 2 tazas de queijo mineiro (claro que este queso no existe en Buenos Aires, así que se puede hacer un blend de varios quesos. Con mitad de gouda y mitad de sardo fresco queda genial)

  • 4 huevos (probablemente sólo uses 2)



Preparación


Calentar la leche con el aceite en una olla a fuego medio.




Rallar una taza de cada queso (gouda y sardo fresco) y reservar.





Poner un poco de sal fina (una cucharada aproximadamente) en la fécula.





Cuando se caliente bien la leche (rompe en hervor), se le va a echando, de a poco, a la fécula y se va mezclando (cuidado, que quema un poco, al principio podés hacerlo con una espátula). Quizás no hace falta echar toda la leche y el aceite. La idea es que quede una mezcla elástica. Luego, amasar esa mezcla, con ganas.

Agregar el queso y amasar, amasar y amasar hasta que quede bien incorporado. Antes de agregar los huevos, probar si está bien de sal.

Sumar los huevos y mezclarlos a la masa. No poner todos de una vez, ir poniendo y viendo cómo queda la consistencia. Tiene que quedar blanda y un toque pegajosa, pero no tanto. Nuevamente, amasar, amasar y amasar.





Lavarse las manos, ponerse un poco aceite para hacer bolitas e ir poniéndolas en fuente de horno.





Llevar a fuego medio (180 grados) por 40 minutos.





Si no querés comerlos todos en el día, podés reservar bolitas crudas y congelarlas para cuando quieras comer pão de queijo.


Disfrutalos con café, mate o nada; todo les queda bien.


43 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page